Blog Cantabria Rural

Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

| 0 Comentarios

El Camino Lebaniego por el Valle del Nansa de Cicera a Santo Toribio de Liébana

Con fuerzas renovadas tras el reconfortante descanso en Cicera, iniciamos nuestra marcha en busca de una de las joyas arquitectónicas del Camino Lebaniego, Santa María de Lebeña.

Saliendo de Cicera, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Saliendo de Cicera, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Para acceder a ella el trazado que se nos presenta es realmente espectacular, hemos optado por la opción de  hacerlo por la canal del Franco hasta el collado Berés, por ser la que está señalizada de forma oficial y  la más recomendada, ya que se gana menos altura  y es más corta.

Intentar describir Santa María de Lebeña en este mínimo texto se escapa al objetivo de esta crónica, lo más que os podemos decir es que con o sin Camino, es un lugar mágico que no os podéis, mejor, no os debéis perder.

Camino Lebaniego por el Valle del Nansa, Santa Maria de Lebeña

Iglesia mozárabe de Santa Maria de Lebeña, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa.

En Lebeña pudimos, disfrutar del paisaje circundante coronado por las altas crestas montañosas, contemplar la construcción mozárabe de la iglesia, sus canecillos labrados, o su intrigante Ara, a la que algunos autores consideran de origen preromano.

Recostados sobre el  esqueleto del Tejo milenario, y también a la sobra del no menos vetusto olivo, rememoramos historias de tiempos pasados, de cristianos visigodos culturizados por pueblos invasores domeñados precisamente en estas tierras.

Simplemente, gozamos del silencio del cementerio, sentados sobre el tapial anexo.

Sin duda puede ser el lugar donde el peregrino inicie su viaje interior hacia lo trascendente, más allá de lo meramente lúdico.

Franqueamos el curso del río Deva y nos incorporamos a la carretera nacional N-621.

En este punto podríamos haber optado por tomar dirección Castro Cillorigo y abreviar parte del recorrido, pero el Camino es el que manda y el trazado oficial indica como punto obligado la localidad de Allende, por lo cual,  giramos hacia nuestra derecha en dirección aguas abajo del río Deva, caminamos por el Desfiladero de la Hermida hasta encontrar el desvío que nos conducirá a Allende a través de la CM 22/11.

Subida a Allende, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Subida a Allende, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

La subida es espectacular y un poco exigente, pero merecen la pena los paisajes que se descubren en el transcurso de la subida.

Desde Allende a través del camino señalizado accedimos a la pintoresca localidad de Cabañes, dejando a nuestras espaldas la pequeña ermita románica de San Juan Bautista, continuamos nuestra caminata para dar alcance al pueblo de Pendes.

Coronada la cumbre, en el parque público existente nos dimos un respiro y buena cuenta del tente en pie  que tan amablemente nos habían preparado en el alojamiento donde habíamos pernoctado. a la vez disfrutabamos viendo unos magníficos ejemplares de Castaños centenarios y toda la grandeza uno de los siete valles de Liébana, en este caso el valle formado por el río Deva y su tributario el Quiviesa.

Panorámica desde Pendes, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Panorámica desde Pendes, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Desde Pendes continuamos por la CM 22/04 con dirección a Colio, pues la bajada hasta dar alcance a la carretera N-621 entre Castro Cillorigo y Tama nos habían comentado que era bastante dura por lo que tomamos esta decisión aunque el recorrido fuera un poco mayor.

Ante de llegar a Colio tomamos el desvío que nos conduce al pueblo de Tama y desde Tama tomamos el camino que discurre paralelo al río por su margen izquierda hasta llegar al núcleo urbano de Potes, al que accedemos por el puente existente en las inmediaciones de la antigua Iglesia de San Vicente, que en la actualidad es la sede de la oficina de turismo de Potes y del Centro de Estudios Lebaniegos.

Hablar de Potes es hablar de la Torre del Infantado, edificio construido en s. XV y que en la actualidad alberga la mayor exposición del mundo de “Los Beatos”.

-fascímiles que se hacen del Libro de Beato de Liébana  “Los Comentarios al Apocalipsis”-.

Torre del Infantabdo, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Torre del Infantabdo, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Deambular por las callejas de Potes, recorrer sus rincones de viejos caserones blasonados, descubrir su secular mercado, e impregnarse de los aromas de sus ancestrales cocidos es algo inherente al Camino, forma parte de él, como sus ermitas, iglesias o monasterios. Y donde nos damos el último descanso antes de emprender los tres últimos kilómetros antes de llegar a Santo Toribio.

Esta última parte del Camino la realizamos a través un sendero que discurre desde Potes  hasta el pueblo de Mieses, y de donde parte la carretera local que termina en el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, punto final del trayecto.

Santo Toribio de Liébana, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Santo Toribio de Liébana, Camino Lebaniego por el Valle del Nansa

Una experiencia gratificante a la que os animamos a realizar, seguro que no os defraudará.

¡Buen Camino! !Buen Camino Lebaniego por el Valle del Nansa¡

 

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.