Blog Cantabria Rural

El pueblo cántabro medieval de los 8 molinos, ¿sabes cuál es?

| 0 Comentarios

Muchos rincones especiales hay en Cantabria, por algo es infinita. Entre todos los rincones de Cantabria hoy os quiero hablar sobre uno de mis favoritos: el Casco Histórico de Cartes.

A pesar de existir pruebas de asentamientos humanos ya en el neolítico, el nacimiento de Cartes como núcleo de población estable  se  ubica hacia el año 750, cuando Afonso I rey de Asturias impulsa la repoblación de las zonas conquistadas.

Cartes se enclava en el camino real que unía la meseta con el puerto de Santander, por esta razón el núcleo creció a lo largo del camino dando lugar a lo que hoy día es la calle del Camino Real, de unos 500 metros de longitud. En 1985 fue declarado bien de interés cultural como conjunto histórico. Además de todo su conjunto histórico destacan los 8 molinos que se pueden ver en su entorno.

Al ser un punto estratégico y de bonanza económica, numerosos nobles pugnaron por su control. Estas luchas han dejado su testimonio en el Torreón de Cartes, construido por la familia Manrique en el S. XV para defenderse de los señores de La Vega (Torrelavega)

Muralla y Torreón de Cartes

El Torreón de Cartes es una construcción militar de estilo gótico destinada a cumplir una doble funcionalidad; defensiva y de aduana. Se compone de dos torreones que se unen mediante dos gruesos muros que sirven al mismo tiempo de pasarela entre torreones y de puertas para abrir o cerrar el camino real. Estas puertas son dos arcos ojivales con hendiduras en la mampostería a modo de railes por los que se deslizaban las verjas. Los dos edificios junto con los arcos forman un patio interior en plena calle, trasladándonos a la edad medieval. Es una construcción única en la cornisa cantábrica.

Pasando el Torreón, caminamos por la calle de guijarro donde podemos observar casonas históricas con sus escudos familiares, dando fe de la importancia económica que Cartes tuvo en su día. Toda la calle está compuesta por casas de estilos montañés o gótico con arcos y balconadas, caminar esta calle es tener la sensación de que el tiempo se ha detenido.

Calle medieval de Cartes

Al final de esta calle se encuentra el parque El Ansar , un fantástico lugar a orillas del Besaya para pasar un buen rato en familia. El parque dispone de varias zonas de juego para los niños, así como paneles informativos sobre Cartes y su entorno, una delicia.

Parque El Ansar Cartes

Y después de este estupendo paseo, nada mejor que relajarse en alguno de los bares del casco histórico, en cualquiera de ellos se puede comer o tomar algo con precios muy razonables. De todos ellos, me llama mucho la atención este bar, fijaros en el letrero.

Bar Macho

Anda que si en tanto tiempo no han aprendido a cocinar la asadurílla ………….

Os puedo asegurar que sí, que la cocinan y muy bien ;-)

Articulo Colaboración de: Quique Alien

En fin, ha sido un placer escribir sobre mi rincón favorito de Cantabria, muchas gracias por la invitación y os deseo muchos éxitos.

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.